Los numerosos cambios socio-económicos que estamos viviendo a nivel global durante los últimos años, han dejado como consecuencia un aumento considerable del número de trabajadores por cuenta propia, es decir, emprendedores.

Asimismo, dada la mencionada inestabilidad, muchas personas sean o no profesionales del ámbito de la inversión, están apostando cada día por utilizar sus bienes en proyectos emprendedores a cambio de una rentabilidad anual.

La seguridad que ofrecen los proyectos y el análisis cauteloso de los riesgos así como del desarrollo de la idea de negocio, es un ítem importante a considerar por la parte de la inversión.

Invertir en startups conociendo los riesgos de cada proyecto de antemano

Si hablamos de números concretos, invertir en startups en España supuso un aumento notablemente durante el período 2014-2015 con una suma que supera los 500 millones de euros, según el informe proporcionado por Loogic a finales del pasado año.

Por tanto, abre un hueco entre quienes se han dedicado a la inversión toda su vida y quienes han visto en el mundo del emprendimiento una posibilidad de mejora en su economía.

La financiación de ideas puede ser caótica al principio, pero nada que una buena comunicación y confianza no pueda ordenar. El aporte mutuo entre emprendedores e inversores resultará fundamental para el impulso de buenas ideas para el mercado, un mercado en constante vaivén de cambios.

Es por ello que la estrategia de negocios siempre debe ser clara y por tanto, un refuerzo en este apartado debe ser básico para el buen armado de nuestro plan de negocio.

Emprender para hacer del mundo un lugar mejor

El factor «colaborativo» es otra característica muy preciada en la toma de decisión. ¿Por qué invertir en startups? En la era del Internet of Things o «Internet de las cosas», la búsqueda del santo grial por dar con la idea de negocio que definitivamente trabaje por la mejora en los procesos diarios de las personas, así como de la facilitación para la conexión con el entorno, ha abierto un camino hacia la idea de «mejorar el mundo».

Aplicaciones que nos ayudan en lo cotidiano, en aprender constantemente, tecnología aplicada al ámbito de la salud, tele asistencia, accesibilidad, ocio, actividades al aire libre, etc. Son innumerables los proyectos que apuestan por aportar su granito de arena.

Comparte

¡Comparte este contenido con tus contactos!