Tal como enuncia el texto y de forma global y breve, abordamos la década de los cuarenta en el proceso y desarrollo de una carrera profesional. Estamos o deberíamos estar ente el “auge y desarrollo” de la carrera profesional. Independientemente de las circunstancias., voluntarias o involuntarias, que puedan habernos situado en una realidad personal y profesional no deseada, con el correspondiente efecto negativo de una inhibición en nuestra proyección como técnicos o directivos, cabe señalar que, en términos generales, afrontamos un periodo temporal esencial en el afianzamiento y reconocimiento profesional.

Una vez superadas las etapas de incorporación a la vida laboral y de aprendizaje y crecimiento, los 40 años y en adelante deberían permitirnos formalizar el asentamiento de una trayectoria laboral y profesional consolidada y exitosa,

Planificación

Los cuarenta representan el momento de reexaminar y de reevaluar los efectos y consecuencias de nuestra planificación y gestión de nuestra carrera profesional. Identificar y contrastar objetivos y resultados obtenidos con los pasos realizados a la luz de un diseño operativo pergeñado en origen. Y de abordar con sentido autocrítico la realidad en la que nos encontramos, su encaje con nuestro proyecto inicial, y su mayor o menor grado de afinidad con nuestros objetivos de partida. Un esfuerzo analítico como el descrito, resulta netamente necesario como elemento de retroalimentación útil cara a nuevas y futuras actuaciones.

Ese periodo permite, mediante un esfuerzo de introspección subjetiva y valoración de hechos objetivos, identificar aquellos frentes cuyo nivel de autogestión pueda haber resultado deficitario o poco exigente/demandante en términos de diseño personal de la propia carrera profesional.Permite, asimismo,integrar, de forma global y productiva, la valoración de la ecuación inicial de partida que nos debía llevar a nuestros objetivos y cuyas variables fundamentales eran la suma de los sueños más las limitaciones.

En esta etapa profesional, podemos identificar críticamente si nuestro plan de acción original era o no el acertado; si la planificación y la gestión de los cambios realizada ha sido o no óptima. Si nuestro papel en el seguimiento y control de las actuaciones ha estado presidido por la necesaria proactividad y nivel de autogestión requeridos para poder anticipar un nivel de éxito aceptable u óptimo.

Conversión en directivo o técnico

Los 40 y tantos deberían representar la etapa de consolidación y madurez personal y profesional aportando, como resultado de las dos décadas anteriores,el perfil adecuado para la conversión definitiva en directivo o técnico. Es el momento de proceder a una definición nítida y sin cortapisas de las preferencias y habilidades de cada uno y abordar la carrera profesional individual de manera prácticamente definitiva.

Resulta sustancial acertar en la elección y para ello adquieren una importancia esencial aspectos tales como el conocimiento de uno mismo, el cuidado de la salud y la gestión de contactos.

La concienciación del perfil profesional de cada uno de nosotros, en esta década adquiere tintes imperativos. Un esfuerzo de atención especial a la salud, asimilando e integrando el valor sustantivo, actual y a futuro, de la prevención como eje de apoyo de una carrera profesional con visos de continuidad,permanencia y estabilidad, aparece, asimismo,como elemento imprescindible. Y, todo ello,entendiendo por salud, no sólo el cuerpo sino la mente, las emociones y el espíritu/conciencia. Resulta útil e imperativa una reeducación de nuestros hábitos, tratando de incorporar las modificaciones que resulten necesarias y pertinentes con el objetivo de una mejora en el ámbito de la salud.

Y ,por último, es a todas luces fundamental la potenciación y gestión de una adecuada red de contactos,base esencial de movimientos profesionales futuros.

Red de contactos

En el “plan de acción” diseñado para esta década, debemos incorporar, de manera inexcusable y como objetivo explícito necesario, la atención, cuidado y gestión de una red de contactos,cuya definición inicial no viene predeterminada ni tiene un esquema de actuaciones rígido e inamovible, ni un inventario preciso de nombres. Se trata de saber valorar el componente interrelaccional y el enorme poder de la interactuación con otras personas.

Es importante adquirir una mayor y creciente visibilidad en aquellos entornos profesionales en los que queremos desarrollar nuestra carrera a futuro. Visibilidad que tiene que hacerse, a su vez, extensiva a aquellos círculos cuya presencia en el ámbito empresarial tienen un eco particular y reconocido, círculos tales como headhunters, consultores de recursos humanos, círculos económicos y empresariales acreditados etc. La atención a la red de contactos es inexcusable e inevitable si pretendemos potenciar el marco de nuestras posibilidades reales de crecimiento y reconocimiento profesional.

Autoempleabilidad

Finalmente, se trata de una visión “holística”. Una visión “holística” de la persona con el claro objetivo de incorporar una gestión eficaz y eficiente de uno mismo. Un esfuerzo sistemático y acertado para la consecución de objetivos personales y profesionales mediante una adecuada planificación y gestión de la carrera profesional. Una acertada gestión de la “autoempleabilidad”.

Entendemos esencial y trascendente, en términos de desarrollo profesional y de carrera, la atención a los distintos parámetros enunciados en el presente texto.Estas líneas quieren estar en sintonía con la voluntad de éxito (en un sentido muy subjetivo y abierto del término) que todo individuo busca y persigue en su trayectoria laboral.

La identificación de lo que a cada uno le atrae, gusta, aquello con lo que se siente plenamente vinculado emocionalmente, afectivamente, intelectualmente, formativamente; aquel sueño, aquella visión idílica de “lo que realmente me gustaría ser y alcanzar” en términos profesionales es base esencial de un sentimiento de bienestar/wellness pleno y vital.

Publicado en Global Coaching Magazine

Comparte

¡Comparte este contenido con tus contactos!