El mercado escruta cada día miles y miles de oportunidades, todas a priori un negocio potencial porque salen a escena con la voluntad de ser rentables y mejor todavía si pueden dar dividendos. Invertir en un negocio seguro seguramente no es tan difícil como encontrar una aguja en un pajar ni tan fácil como algunos quieren hacer creer.

El mercado europeo de nuevas iniciativas empresariales no está todavía tan atomizado como el estadounidense. Los expertos dicen que el ratio es todavía de una startup en Europa por diez en Estados Unidos. Aquí todavía no se atisba el “burbujeo” que  ya  impregna el maduro  pero chispeante mercado norteamericano. “Esto nos da posibilidad de un mayor recorrido”, sugiere el director de estrategia e Innovación de INDRA, Manuel Ausaverri. Contra lo que muchos pudieran creer, el ejecutivo de la multinacional tecnológica española sostiene  que “ganar dinero en tecnología es muy dífícil”.

En este sentido, las empresas de capital riesgo, han puesto el foco  en empresas tecnológicas. Porque de éstas se espera que obtengan resultados exponenciales en un periodo de tiempo muy breve. En cambio, aquellas empresas que optan por el e-commerce , pero que comercializan también a través de puntos de venta físicos, tienen el handicap de una consolidación más lenta del negocio a ojos del inversor que busca un negocio rápido. Como nos cuenta Eva Plazas, cofundadora de Kiddy’s Box y Family’s Box, “yo misma he ido a algún elevator pitch, a un fondo de inversores de alto riesgo, y allí los proyectos que se presentan a los tres años ya tienen unos beneficios importantes.”

Las primeras empresas que hemos filtrado a través de Grupo Level Capital y hemos llevado a examen de los inversores tienen algunas de las condiciones de negocio seguro. En potencialidad. Antes de llegar a nuestro Club de Inversores, las firmas han pasado por un estándar que sirve de filtro para examinar ese ‘posible negocio seguro’.  Los cinco criterios que definen esa potencialidad  son como los cinco elementos,: aire/viento, tierra, mar, fuego y, según que otras culturas orientales el éter/el vacío. Tan importantes uno por uno como indispensables todos para el funcionamiento del conjunto.

Del timming al dividendo

En palabras de Albert Tintoré, responsable de grandes cuentas y operaciones, esos cinco criterios son

  1. Conocer la ventaja competitiva de la startup
  2. Conocer el equipo
  3. Elegir el timming. Hay que acertar con el tiempo de inversión
  4. El proyecto tiene escalabilidad; ver si lo que es un proyecto va a convertirse en una empresa
  5. Éxito: ¿Este proyecto va a generar cash?, ¿va a generar dividendos?

En tanto que consultores y coinversores. nuestra mayor colaboración con un proyecto se da en el área estratégico-financiera. “Para nosotros, que el emprendedor ostente la mayoría accionarial es importante por su nivel de implicación”, subraya Albert Tintoré. Otra de las directrices para llevar ante los inversores a las empresas que acompañamos en su crecimiento es desistir de acudir a fondos de inversión masivos: te encuentras que de 150 inversores potenciales, hay al final 10 o 15 reales.

Más sucinto, pero no menos directo es Víctor Giné, CEO de Grupo Level Capital;  “Para nosotros hay tres métricas relevantes a la hora de apostar por un proyecto: El momento, la persona, el equipo.”Además de estos factores, no debemos olvidar dos variables tan importantes como la oportunidad y que el proyecto responda a una necesidad real del mercado. Lo hemos visto con los dos proyectos que presentamos en nuestro Investors Day de este mes.

Casos de preéxito

Sheltair, la firma on line de alquiler de espacio de reunión privados responde como nadie a las exigencias de un mercado laboral que exige disponibilidad permanente de espacios de trabajo a precio accesible, más allá de las fórmulas de coworking. ¿Negocio seguro? Al menos, los impulsores de Sheltair daban en la diana. “Cada día se producen once millones de reuniones de todo tipo en los países de la UE”. Con un objetivo de ratio de ocupación del 60% a corto plazo, la fórmula de espacios privados de trabajo y reunión de Sheltair se encaminaría, a priori, a ese potencial negocio con rentabilidad. Pensemos que las tarifas parten de 32€ por uso de dos horas y medio uno de sus espacios.

La detección de una oportunidad manifiesta no cubierta es la antesala de un negocio seguro. Nuestros colaboradores de la app Athlepic  afirmaban ante los inversores que ‘las marcas deportivas no se están beneficiando de la influencia de los deportistas en las redes sociales”. De lo que llevan, de sus atuendos deportivos, accesorios y complementos mientras corren, o van en bicicleta de montaña, por citar dos de las tendencias más importantes del momento en el deporte popular. Los usuarios de las redes sociales compran un 52% más que los usuarios on line”, esgrime Guillermo Marcet, CEO de esta App pensada para que el deportista pueda compartir con sus followers y comprar. Indumentaria y complementos de ropa deportiva. “Athlepic, además de una buena ida es un buen negocio”, resume su ejecutivo.

Comparte

¡Comparte este contenido con tus contactos!